Amarillismo, zopilotes, arrogancia y manipulación de cifras en la pandemia

Por Juan Bustillos

Mientras circulaba ayer una estupenda entrevista del periódico español El País al comandante en jefe de la guerra contra la pandemia del Covid-19, Hugo López Gatell, los medios mexicanos mantuvimos durante horas el fallecimiento de dos personas más a causa de la pandemia.

Es decir, la cifra de fallecimientos se había elevado a 10 por la muerte de una persona en la Ciudad de México y otra en Iztapaluca.

Pero en el recuento de la conferencia nocturna de López Gatell se mantuvo en 8 y así permaneció hasta hoy, razón por la cual las dos defunciones desparecieron de los medios de comunicación, excepto en Google en donde nada de lo publicado se borra. Y nos quedamos con 8.

En la entrevista con El País, el subsecretario de Salud, reta no sólo a la OMS sino a algunos gobiernos de otros países a que le prueben con documentos científicos el por qué el cierre de fronteras aéreas o marítimas impedirían el paso del virus a nuestro país.

“Reto a cualquiera a que me dé una colección razonable de artículos científicos o simplemente técnicos que muestren cuál es el rendimiento de esa intervención en términos de disminuir el riesgo de introducción [del virus], ya sea porque lo difieren temporalmente o porque se disminuye la probabilidad de que entre a un país”, dijo.

Pero también criticó el manejo que se da estadísticamente al uso de pruebas con países de diferente población: “No tememos un planteamiento de pruebas por millón de habitantes. No hay una propuesta científica seria que diga por qué tener 6.000 por millón es mejor que cinco por millón de habitantes como tiene Estados Unidos o 6,5 como México como señaló un artículo publicado en The New York Times. Adelante, estoy abierto a que alguien me demuestre científicamente por qué ha de haber una cifra referencial”.

Incluso calificó el caso de corea como “falso”.

“El famoso mito de Corea del Sur de que hizo 200.000 pruebas y entonces lo sabe todo… Falso. Corea del Sur con 200.000 pruebas no lo es todo, allá tendrán qué sé yo, un millón de casos, suponiendo una proporcionalidad. Si la vigilancia epidemiológica se centra en casos, y ahorita voy a criticar a la OMS, con todo el respeto, fuera tan simple como contar casos, uno diría que cada caso es importantísimo, pero no se hace así, porque es una estadística simple que no me dice nada, o muy poco.”

Bien, por un lado resalta lo que hicimos los medios con anunciar dos fallecimientos más sin que, al parecer, hubiesen ocurrido, lo que justificaría la afirmación del Presidente López Obrador, de que vivimos tiempos de “zopilotear”.

Y, por el otro, la actitud, que algunos podrían calificar de arrogante del gobierno mexicano, a través de López Gatell, ante la OMS, algunos gobiernos extranjeros y medios de comunicación de otros países.

En suma, se podría decir que los medios mexicanos actuamos con “amarillismo” ante la crisis epidémica o que el gobierno manipula cifras tiene “otros datos” en cuanto a contagiados y fallecimientos.

Como al final todos los medios terminamos por quedarnos con la cifra oficial de López Gatell y borramos de nuestras cuentas particulares las muertes ocurridas en la Ciudad de México y en Iztapaluca, supongo que el gobierno tiene razón y, entonces cobraría sentido la supuesta arrogancia del subsecretario de Salus retando a la OMS en cuestión de contagios y la mitología en que se ha cobijado lo que por semanas pensamos que fue una heroicidad de Corea.

Porel bien del país espero que mientras algunos nos dedicamos a zopilotear y al amarillismo, el gobierno no peque de arrogancia y manipulación de cifras.

Son tiempos de seriedad.

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: