El grupo Puebla y Latinoamérica

La semana pasada nos enterábamos de que el vencedor en las elecciones de Argentina era el progresista Alberto Fernández quien llevaba de compañera a Cristina Fernández de Kirchner, obtuvieron el 48.10%; mientras que el actual presidente Mauricio Macri sólo el 40.37% con lo que no habrá una segunda vuelta.

Con la amplia ventaja que obtuvo Fernández, el presidente Macri se apresuró en reconocer que el vencedor había sido la fórmula “Frente de Todos”, lo que significa que los argentinos optaron por un gobierno de izquierda nuevamente, esto ante los pocos resultados de Macri al frente del gobierno.

Este resultado en conjunto con la reelección de Evo Morales en Bolivia habla de una vuelta más a la izquierda en Latinoamérica y por vez primera en México también podemos sentirnos parte de este cambio de paradigma que venía estableciéndose en toda la región. 

La primera visita como presidente electo al extranjero de Fernández será a México, donde se entrevistará con el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo que significa el liderazgo que tiene nuestro país en la región. Tradicionalmente el primer viaje del presidente argentino era a Brasil, con quien comparten frontera y son socios económicos; sin embargo, la nula relación que existe entre Fernández y Bolsonaro no permitirá un encuentro. 

El próximo presidente argentino ve en López Obrador un puente para las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, así como la buena relación que tiene con Donald Trump le pueda facilitar la vía diplomática.   

Sin embargo, la agenda de Fernández no sólo es diplomática, también viene a tender lazos para fortalecer el Grupo de Puebla, un centro de pensamiento creado el pasado mes de julio en nuestra Ciudad e integrado por una treintena de personas, entre expresidentes, excancilleres y políticos latinoamericanos como los brasileños Lula da Silva y Dilma Rousseff; el uruguayo José Mujica; el ecuatoriano Rafael Correa o el colombiano Ernesto Samper. El único participante no latinoamericano es el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero.

Marco Enríquez-Ominami, fundador del Grupo de Puebla, excandidato a la presidencia chilena en 2009 y 2013, explicó que el foro surgió «como un encuentro que busca pensar y unir al progresismo regional, producir consensos regionales y articular políticamente al progresismo», también afirmó que «lo único que ha hecho el neoliberalismo es agudizar nuestras fallas en productividad, crecimiento, desigualdad y narcotráfico».

Sin duda se avecina un cambio en la región, donde los ciudadanos latinoamericanos se han manifestado por gobiernos de izquierda, que privilegien el desarrollo y calidad de vida sobre la macroeconomia, que haya mayor igualdad sobre enriquecimiento de algunos. México tendrá que asumir su papel como líder de la región y poner el ejemplo de políticas sociales exitosas que puedan ser copiadas a otros paises para lograr una mayor equidad y seguridad.  

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: