El pueblo bueno

Los ricos no votan.  La clase media es insuficiente para asegurar una victoria electoral.  Solo el pueblo bueno vota y da triunfos.  A ese pueblo bueno es al que todos los días le habla el Presidente Lopez Obrador.

Es lo que muchos no han entendido y es también la razón por la que, el apoyo popular, expresado en estar de acuerdo o no, medido por muchas agencias evaluadoras de opinión, por meses y meses, sigue siendo alto.  Hasta ahora el más alto que ha registrado un Presidente de la República.

La platica pública, definida como el ¨debate publico¨,  la ¨opinión pública¨, se ha mudado de sitio, ya no está en los periódicos formales y tradicionales, a los que alguna vez se calificó de ¨influyentes¨, ahora está en las redes y ha vuelto a la radio y la televisión, medios que se había supuesto dejarían de ser útiles para estos fines y ha revalidado la nunca inútil producción de ¨boca a oido¨, a cargo de un oportuno y suficiente ejército de servidores de la nación.

Las dos opiniones públicas han tomado posición política. En el mundo de la información y el análisis, digamos serio, se alojan, discretamente y mal utilizadas, las corrientes de opinión no satisfechas con la acción presidencial. Discreta y mal utilizadas, porque solo algunos periodistas

expresan su inconformidad. La mayoría inteligentemente solo es canal de información.  Los actores políticos primordiales, los partidos, están realmente ausentes de ese debate. Bueno de todos los debates.

No es novedad, al Pri, lo mató su coqueteo con las clases empresariales y su alejamiento de esas clases trabajadoras a las que dijo siempre representar.  Al Pan su identidad empresarial, en realidad nunca lo vinculó con las mayorías, las despreció en esos fatídicos 12 años de gobierno. La izquierda tradicional y la moderna, por el contrario apostaron por los grupos sociales menospreciados por los grandes de la política y ahora son gobierno.

Los partidos aún unidos, no forman en realidad un contrapeso a la izquierda moderna mexicana. No lo hicieron a tiempo y ahora, el pueblo bueno, que es la mayoría que sì va a las urnas, tendrá poco espacio para escucharles, menos para creerles.

Puestos de elección popular habrá para todos. Pero los más importantes y estratégicos no estarán en la coalición opositora. La geografía electoral de este año, permitirá muchos reacomodos pero no serán radicales, los autollamados ¨partidos de oposición¨, tendrán la mayor culpa.  Dejaron pasar 2 años, en la cómoda tibieza de la sombra.

Política Ranchera. 

La campaña electoral ya comenzó y es hora de ver sus resultados inmediatos.  En Teziutlán, Teteles y Atempan, en febrero, habrá presidente municipal interino, porque los actuales irán a precampaña. Bueno, solo uno el de Atempan. Los de Teziutlán y Teteles irán directo a la campaña formal.

Carlos Peredo será diputado local, irá por la coalición Pt-Morena-Pvem. Ninguno lo podrá impedir. Su trabajo,  imagen y percepción positiva  en grandes grupos de habitantes del distrito 6, así lo señalan. Peredo ganará aunque se unieran todos los demás partidos.

Mario Castro, se reelegirá como presidente municipal.  Su trabajo, su cercanía a sus paisanos, lo avalan.

En Atempan, es posible que el Pri tenga que realizar proceso interno de selección de candidatos a la presidencia municipal.  En cualquier escenario, la contienda se realizará bajo el apellido Herrera. La elección de junio,  igualmente. Herrera, pero de dos familias.

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: