Izquierda Mexicana

Marx no la llamó así, fueron los enciclopedistas franceses los que clasificaron las formas de pensar en dos, dependiendo del lado donde se sentaban en la asamblea francesa postrevolucionaria.

En realidad el centro en todo pensamiento político ha sido el tema de como construir la igualdad, pues todos ellos, izquierdas o derechas provienen del liberalismo en sus diferentes crisoles.

Izquierdas y derechas tienen mucho que aclarar en nuestro país pleno de desigualdad, discriminación e indiferencia.  Es responsabilidad de todos, por aquello de que igual peca el que mata a la vaca y el que le toma la pata. La coyuntura electoral de 1988 los empareja a todos y la del 2011 los reubica a todos.

De la utopía todos pasaron a la realidad del liderazgo de MORENA una izquierda totalmente diferente a las que, por muchos años, se tuvieron que refugiar entre la impotencia de la agresión y la melancolía de la represión.

Es cierto, MORENA es de izquierda y sus genes vienen de la histórica linea de un ADN que para subsistir tuvo que dejar de ser puro y que inteligentemente encuadraron su estrategia en una izquierda totalmente innovadora, activa y dejaron la custodia de la tradición para insertarse eficientemente en esta liquidez que se vuelve más dinámica con los odios y rencores acumulados por los muchos fracasos y abusos de los tiempos que, con su pensamiento, están haciendo se vaya y garantizando no regrese.

Que no regresen los tiempos de la frivolidad de sentirse ricos y justos.

Que no regresen los tiempos del despojo, la corrupción y la impunidad.

Pero también, que empiecen los nuevos tiempos.  Tiempos de total honestidad para entender nuestra realidad actual. Tiempos de Claridad para reubicar las tareas de cada grupo social. Tiempos de entender que a la realidad ni se le transforma con discursos, ni con credos, ni con seducciones.

Y eso es lo que, vamos aprendiendo todos los mexicanos en este primer año de la nueva izquierda mexicana. Quizá mas lento de lo que necesitamos, quizá con desconfianzas y temores, pero vamos caminando, aprendiendo a entender el pensamiento, los programas y los métodos.

Y en eso, creo, está la ganancia real para todos los mexicanos, de este primer año del Presidente Lopez Obrador.

Transformar a la nación, exige nuevas ideas, métodos y formas de organización. Y si los defectos graves que sumieron en el fracaso social otras formas de hacer política, fueron defectos humanos, entonces Lopez Obrador tiene toda la razón, lo primero que debemos transformar es la forma de construir los pensamientos y las decisiones de todos los humanos.

Esto es lo prioritario, porque 6 años pasan volando y lo importante es crear nuevos formatos de ciudadanía que continúen impulsando este movimiento, se convierta en escuela de pensamiento y que en su inteligencia incluya a todas las formas de pensar y les abra espacios de intervención eficaz con los tiempos de la nación actual.

Pasar de las derechas conservadoras, ocultas en el neoliberalismo que no ha podido resolver ni las desigualdades ni las iniquidades, requiere un ciudadano liberado de los errores humanos, de las mañas para utilizar la ideología a su gusto, a su capricho y a su conveniencia a las que, ya estábamos acostumbrandonos, porque en la búsqueda de sus nichos de confort, cada uno se pega a lo que, parece le conviene.

Es cierto vamos para el mediano y el largo plazos.  No nos espanta, porque, han sido, muchos años los que, confiamos, creímos y adoptamos y aquí estamos, inconformes minino, insatisfechos todos y enojados la mayoría.

Pero esto va a cambiar. Es lo indispensable y no está a la vuelta de la esquina y es hora de crear los mecanismos diferentes para renovar a la nación, asegurando renovarnos, los mexicanos, permanentemente.

Para practicar…

Un líder político debe inducir la dialéctica social ¨con gestión y compromiso concreto¨, Dice José Múgica, expresidente de Uruguay. Es cierto si se busca  modificar el rumbo, la intensidad y las consecuencias de esas inercias.

«El líder vale en la medida que tiene una masa importante que lo empuja», afirma.

«Pero naturalmente, como el hombre es un bicho bastante vanidoso, es fácil a quien le toca el liderazgo caer en la miopía de creerse que el centro de la historia es él y no compone otra cosa que un episodio de historieta”.  «La enfermedad existe, porque es hija de la vanidad humana”.


¨ Las leyes son de aplicación, no de interpretación a conveniencia¨, afirma Carlos Peredo Grau presidente municipal de Teziutlán. Es cierto, puedes no estar de acuerdo en como se aplican, pero la misma ley te da caminos, posibilidades y soluciones para escuchar tu opinión. ¨La Constitución hace prevaler la armonía entre las obligaciones y los beneficios de los mexicanos¨

Por eso ¨escuchar, atender y resolver¨, es el código  de conducta eficiente de todo servidor público concluye Carlos Peredo Grau.


Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: