La carrera por Morena

El empate en la encuesta para definir al próximo presidente de Morena pone en jaque la selección de sus candidatos.

El proceso para renovar la dirigencia nacional del Partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) ha entrado el peor escenario que podían imaginar tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador, como los grupos políticos interesados en la presidencia nacional. 

Después de dos encuestas aplicadas por empresas privadas como Covarrubias y Asociados, S. C., Parametría, S. A. de C.V., BGC, Ulises Beltrán y Asociados, S. C. y avaladas por el Instituto Nacional Electoral, los resultados no han definido un claro vencedor para ocupar la presidencia nacional, en cuanto a la Secretaría General, la ganadora de la encuesta es la senadora con licencia Citlalli Hernández, mientras que el empate técnico entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado, ambos diputados federales obtuvieron 25.3 y 25.2% respectivamente de las preferencias de simpatizantes y militantes de Morena.

Este escenario previsto por las autoridades electorales determinó con el aval de los participantes que se llevaría una nueva encuesta con los punteros para determinar al ganador. 

La renovación de la presidencia de Morena se esta efectuando justo cuando ya empezó el proceso electoral, obligándolos a retrasar las actividades propias del partido a meses de la jornada electoral de 2021.

La encuesta no resolvió el conflicto partidista, incluso sometió a mayor presión al presidente Andrés Manuel y a los contendientes, ya que se acerca la designación de diputados federales por mayoría y plurinominales, gobernadores, presidencias municipales, lo que suman más de 2,500 puestos de elección popular. 

La revocación de mandato pensada para el 2021 por el presidente López Obrador, necesita un partido fuerte y unido para enfrentar una elección intermedia donde su prioridad será mantener la mayoría de la Cámara de Diputados y el mayor número de las 15 gubernaturas en juego.

Veremos si será la concertación con el presidente y su autoridad moral y los grupos políticos para aceptar una derrota o esperar a una tercera encuesta, con la posibilidad de volver a empatar y poner en jaque la estabilidad del partido del presidente. 

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: