La Maestra; excelente estratega política que sabe ganar perdiendo

Por Agustín Viveros

Para mucha gente la tradición de –Todos Santos–, tuvo mucho más significado religioso y no quedó relegado a un periodo vacacional, este año malogrado para todos los mexicanos y de igual forma para los políticos, todo por culpa del coronavirus o COVID-19, están deseando que termine ya.

Pero a pesar de ello, conviene recordar a todos, al margen de sus creencias religiosas –o ausencia de ellas– este periodo hizo recordar la muerte de seres queridos y no tan queridos (políticamente hablando).

¿Qué tiene que ver esta fecha importante para los mexicanos en el caso específico del PRI en Tlatlauquitepec y posiblemente en otros municipios? 

Simple, en el PRI hemos experimentado la muerte al perder nuevamente en 2019. Ya había perdido en 2018. Y su candidata fue la primera en avisar al contrincante que lo ayudaría a ganar la Presidencia, en ese mismo año.

La maestra como todos le dicen, junto a sus aliados, es una política que ha perdido más batallas que un apostador compulsivo de casino, pero le seguían o le seguirán permitiendo que encabece campañas que invariablemente conducían a la derrota.

La más reciente incursión directamente de la maestra en una campaña electoral fue en la contienda por la presidencia municipal en el 18.

Ahí recibió a las candidatas priistas a diputada local y federal, Sandra Montalvo y Karla Martínez respectivamente, con más golpeteo que votos a su favor, entregándolas al rival, con los necesarios puntos abajo.

Sería injusto decir que todo fue culpa de la maestra, pero ella fue candidata y estratega de la campaña.

Algún mérito debe tener alguien para darle la vuelta al marcador, de ir ganando con suficiente voto duro, a entregar al PRI con un histórico quinto lugar –al menos en Tlatlauquitepec–. Todo en menos de un mes.

Sus oponentes priistas, no pudieron con los trapos sucios, reales o supuestos, de la candidata en la contienda interna y ni una sola embestida política y mediática, pudo ser barrera de contención y arrasó con el PRI.

Ni una sola estrategia de medios para amortiguar el golpe. Tlatlauquitepec los vapuleó a placer. 

La única respuesta fue, como siempre, sacar encuestas amañadas que no engañan a nadie y permitió en su momento, negociar con uno de sus más antiguos socios políticos en el municipio. 

La reflexión de la maestra sobre la derrota la he dado en varios espacios y escenarios, donde aconsejo que “los liderazgos políticos del Revolucionario Institucional tanto municipales como estatales, entiendan o entendamos lo que ocurrió y miremos de una manera distinta al mundo que los rodea, porque ya había cambiado antes de la elección del 2018 y nos lo advirtieron, pero termino repitiéndose”.

La sugerencia es un argumento muy lógico y posiblemente conmovedor, ridículo pues.Mis compañeros priistas y políticos lo saben, pero nadie se atreve a levantar la voz en contra y cambiar antes de la elección. 

Maravilloso. Pero resulta que la maestra ha sido buena estratega de campaña, que le ha dado a ganar aun perdiendo.

La maestra ya ha tenido una segunda oportunidad bajo su mando con la campaña para gobernador –con Alberto Jiménez Merino–, donde también logró darle la vuelta al marcador… en contra del candidato.

La actual secretaria de organización del PRI estatal lo sabe. La esposa del ex candidato a gobernador siempre está enterada de los que ayudaron, pero, sobre todo, de los que trabajaron en contra, incluso de los que se quedaron viendo la TV en casa sin hacer nada. 

“Porque traicionar, es pecado como quedarse en casa sin hacer nada”.

Pero regresando a 2018, tan buena estratega es la maestra, que el día de la elección simpatizantes priistas ya tenían la indicación de votar por el actual alcalde, incluso, los propios operadores comían tranquilamente en casa de campaña sin preocupación alguna.

Tal descares se dio, que incluso, me sugirió un pequeño comentario… –vamos a ganar lic–. Ho sorpresa… salida en falso: se perdió ante el candidato se siempre y peor que de costumbre.

En la historia quedo inscrita otra actuación fantástica de la maestra, en 2018, cuando era poderosa y dueña del PRI en Tlatlauquitepec, varias horas antes del cierre de casillas, empezó a salir a la luz su apoyo al actual alcalde y quedando más que demostrado, al momento de ver sus piezas claves junto al ganador del 2018 en su administración.

Es decir, anunciaba con horas de anticipación que el PRI no tenía candidata, era candidato y con sombrero, pero el tricolor nuevamente había perdido.

Genio y figura, el nombre de la maestra estará siempre atado a derrotas del PRI en Tlatlauquitepec, el partido, pero no faltará quien la llame para que le conduzca en una próxima batalla electoral.

Facebook: Agustin Viveros

Twitter: @agustinviverosm

Instagram: @agustin.viveros09

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: