Los “Dreamers” continúan soñando

La Suprema Corte de los Estados Unidos dio un revés importante a la administración del presidente Donald Trump, quien había prometido terminar con el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), que protege de la deportación a unos 700,000 jóvenes inmigrantes conocidos como dreamers (soñadores). 

El DACA es un programa que lanzó el expresidente Barack Obama como una medida temporal para proteger de la deportación a personas que hubieran llegado a Estados Unidos cuando eran niños. El estatus es renovable y se otorga por dos años. El programa no brinda una vía para obtener la ciudadanía. 

Los beneficiarios pueden obtener permisos de trabajo, a través de los cuales muchos han recibido seguro de salud de sus empleadores.

La posibilidad de trabajar también les ha permitido pagarse la escuela, realizar estudios de educación superior y tener permiso para conducir (esto último solo en algunos estados). En algunos estados, el programa también les ha brindado acceso a colegiaturas para residentes estatales y a recibir becas y préstamos con financiamiento estatal. Además, dependiendo de su lugar de residencia, los beneficiarios también pueden calificar para recibir atención médica subsidiada por el estado.

El fallo de 5-4, con el presidente de la Corte Suprema, John G. Roberts Jr., uniéndose a los cuatro jueces más liberales del tribunal; sin embargo, la decisión no fue sobre el programa, sino por las formas en que se presentaron por parte de la administración de Trump, por lo que el gobierno federal volverá a insistir para terminar con el programa.

La política migratoria de Donald Trump comienza a endurecerse a medida que avanza la campaña para su reelección, ya que le funcionó en su primera campaña, lanzándose sobre “el peligro” que representan las minorías migrantes los Estados Unidos, asegurando el voto republicano y de temor. 

Mientras Trump está en contínua campaña, a pesar del confinamiento por el COVID-19, su rival demócrata Joe Biden se encuentra ausente de la escena pública e ignorando las minorías que podrían darle un apoyo sustancial.

El viejo sueño americano cada día que pasa se disuelve y la administración Trump se muestra decidida a acabar con eso, pero no plantea ninguna opción de futuro. Sólo piensa en la siguiente elección pero no en la siguiente generación de norteamericanos.

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: