Las manifestaciones en EEUU que se han extendido a todo el país por la muerte de George Floyd a manos de un policía en la ciudad de Minneapolis continúan y lamentablemente algunas de ellas han generado hechos violentos; sin embargo, la gran mayoría son pacíficas e incluso en algunas la policía se ha sumado de forma simbólica a apoyar.

La semana pasada el expresidente Obama participó en un foro de su fundación My Brother´s Keeper la cual se ha enfocado a establecer nuevas prácticas entre autoridades y comunidades, generar un vínculo entre ellos para que los grupos minoritarios perciban que la policía está para cuidarlos y no para agredirlos. 

El expresidente llamó a todos los manifestantes a trabajar para enfrentar la crisis y cambiar a los Estados Unidos, a través de modificaciones y reformas legales que disminuyan las brechas raciales que existan de forma local. 

Mencionó la importancia de la participación de los jóvenes, como en los grandes movimientos de los Estados Unidos, como el Dr. Luther King, César Chávez y Malcolm X, quienes eran jóvenes cuando encabezaron manifestaciones que iniciaron los cambios en materia racial.

Hizo un llamado a las autoridades locales, sin distinción partidaria, a que revisaran las recomendaciones de la fundación para poner en práctica el uso de la fuerza en sus comunidades, evitar la confrontación, que no exista una división entre autoridad y ciudadanos. Que la empatía que generen impida un uso excesivo de violencia.

Otro cambió que mencionó fue que las manifestaciones que se dan últimamente son muy diferentes a las de los años 60, en las que participó activamente. Hoy la mayor parte de la ciudadanía concibe que los movimientos son legítimos y cuentan con el apoyo de todos los sectores y la mayoría de las ciudades.

A pesar de la posible condena del juez por “asesinato intencional sin premeditación”, el descontento continuará hasta que se termine el uso excesivo de la fuerza por motivos raciales en las policías. Los jóvenes serán quienes hagan el cambio desde abajo. La paz social y una vida libre de violencia por razones de raza, será la mejor herencia para futuras generaciones de estadounidenses.

Comments

comments