Perdonen las molestias… nos están matando

TEMARIO DE LA ELECCION 21

De pronto retumbó en mis oídos el Himno Nacional y un mar de manos con puños en alto recordaron a todos que estamos vivos. Luego lo festejaron ..ay…ay…ay, ay..canta y no llores dijeron y volvieron a prometerse un futuro que ahora lo entienden,  solos ellos podrán construirse.

Creí haber conocido el poder de los jóvenes en el doloroso otoño de 1968.  El del jueves 5 de marzo, en este invierno 2020, es diferente.  

No hay la mínima ilusión o sospecha de una invasión izquierdista extranjera como nos dijeron en el 68, porque ahora la mayoría de mexicanos somos de izquierda. Así lo decidimos en las últimas elecciones.  No hay un gobierno asesino como el de Diaz Ordaz, ni hay una derecha ofendida y marrullera. A quien echarle la culpa?

La posverdad mexicana no quiere alojarse en el disimulo y la ilusión de fabricar la paz, con solo buenas intenciones, ni con la prédica ni la soberbia, así sea con la excusa de no echarle más leña al fuego.

Los últimos meses solo engendraron en los mexicanos un cambio radical del odio y la venganza, al miedo.  Han modificado y complicado la tipología de las insatisfacciones, a las del hambre y desigualdad le suman pánico, división y enfrentamiento cotidiano. Confirman hartazgo solo que, con mas ingredientes, a lo mejor el de no entendernos en un mismo diagnostico de la sociedad en que vivimos sea el mas significativo.  Cada grupo con sus ¨otros datos¨, se aleja y ahora se confronta. Se va perdiendo la esperanza y el entusiasmo y con ellos el valor del último voto.

La mega marcha de los estudiantes, nos confirma ahora, la desesperación del no los veo  ni los oigo, pero nos recuerda que si no nos ven ni nos oyen, hay que hacernos ver y oír.

Ha sido, la del pasado jueves 5 de marzo, la marcha en Puebla, y en otros estados, más cuantiosa de la historia de nuestro país, la más trascendente porque los papás y mamás estamos orgullosos de que sean los jóvenes quienes nos marquen el camino.  Volví a pensar que México tiene muchas soluciones que están más allá del capricho y la soberbia de quienes se sienten dueños de la verdad y del futuro. Dueños o administradores de la voluntad de los mexicanos.

Volví a recobrar entusiasmo y optimismo en esos tres objetivos de Justicia, Seguridad y Paz en los cuales, los jóvenes universitarios nos recordaban la urgencia de respuestas inteligentes y útiles a la violencia que ahora, algunos, quieren sea  parte de la estructura social permanente de los mexicanos y que auspician con la peor perversidad del desdén y el complicidio.

Volví a recobrar fé y esperanza en la actitud sana, ordenada y pacífica de la juventud poblana que nos recuerda que tenemos muchos pendientes con ellos.

No hay en este país una política publica definida, clara y prometedora para los jóvenes mexicanos.  Muchas acciones apuntarían a eso, pero no la integran. Los políticos deben entender que ya no es moralmente válido, entretener a los jóvenes con deporte, perreo o chelas.  No son adultos chiquitos ni socialmente minusválidos.  

Yo me quedo con una oración, que nunca creí escucharía en los plantones que, en las esquinas de Puebla, miles de jóvenes realizan diariamente durante muchas  horas… ¨Perdonen las molestias… dicen a los conductores y peatones… Perdonen las molestias… pero nos están matando¨… Perdonen las molestias…..

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: