Vocabulario mínimo para los profetas del nopal

Por Mario Martell

Mudanza ideológica: tendencia de la mente a creer que los gobernantes actuales son una versión chaira de los gobernantes de la década de los setentas, años de la bonanza petrolera y la matraca.

Tombolismo democrático: Confianza de la militancia en que una tómbola cambiara su hado político y de sus allegados.

Si la democracia de la Tómbola no los beneficia pueden clamar “fraude, fraude”. Es lo normal y aceptado en esos círculos neo-democráticos.

Tele-acarreo: modernización de la añeja práctica del acarreo, llenar un mitin o una reunión, reemplazando a las personas por cuentas digitales. Muchos políticos que ocupan las redes sociales, en realidad, subliman el acarreo, con esta versión actualizada del confeti y el frutsi.

Stalinismo juvenil: se presenta a temprana edad, sin importar, origen, condición social o preferencia sexual. Su libido se exacerba cada vez que rechaza un punto de vista opuesto a la mito-verdad

Boicot a la Donna Karan: Tendencia a ocupar ropa de diseñador o accesorios inn entre las élites gobernantes progresistas, mientras gritan consignas en contra de la corrupción del pasado, o consignas progres.

Platonismo chairo: Creencia política de que no importa lo que suceda en la realidad-empírica, es decir, en la práctica, porque la “historia nos absolverá”.

Mito-verdad: Creencia mental en la superioridad de mis creencias.

Consignas progres: Emisiones verbales y vociferaciones en contra del sistema. Aun cuando el emisor forme parte del sistema.

Profetas del nopal: Los profetas del nopal pertenecen a la vieja nación mexicana del Nopal que dejó de existir a principios de los ochentas. Justifican las metidas de pata de sus jefes. Creadores de cortinas de humo mentales para que el Ungido nunca sepa lo que sucede a su alrededor. Le truquean las encuestas con incienso.

Neoliberalismo progre: Dogma ideológico que justifica los recortes en las oficinas y gobiernos progres, bajo la ilusión de que estos recortes al aparato de Gobierno son un bien a ciegas. En la izquierda tradicional cualquier recorte al Estado se considera una política privatizadora.

Añoranza del futuro: Ejercicio mental para imaginarse en el siguiente cargo de representación popular. Se origina en el rompimiento de los principios maderistas de la no-reelección y en la confianza universal en el “pueblo bueno”.

Comments

comments

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: